Pastor Cesar Barrios

Loading...

lunes, 18 de abril de 2011

ESTUDIOS BIBLICOS SISTEMATICOS "Génesis 12". Todos los domingos estamos estudiando el libro de Génesis, cápítulo por capítulo. Escuela Dominical.

“Estudio de Génesis”
PASTOR  CESAR   BARRIOS

GÉNESIS 12:1-9
“LLAMAMIENTO DE  ABRAM”


Introducción.

¿Por qué estudiar este pasaje?
i. Abraham es llamado el ‘padre de la fe’ (Rom 4:11); su vida nos provee un ejemplo de lo que significa creer en Dios, y cómo Dios obrará en nuestras vidas para desarrollar nuestra fe.
ii. También es llamado ‘amigo de Dios’ (Sant 2:23).  En esta capacidad, la vida de Abraham nos provee un ejemplo de lo que significa andar con Dios, y vivir en comunión íntima con Él.
Por ser un personaje tan importante, será de mucho provecho espiritual que cada creyente conozca en detalle la vida de este gran siervo de Dios, quien vivió antes que hubiera Biblia o Iglesia para animarle en su fe.  ¡El discipulado de Abraham estuvo a cargo de Dios mismo!
Veamos los primeros pasos que Abraham tomó al aprender a andar con Dios.

1. EL MANDATO DE DIOS (v.1)
¿Cuándo habló Dios a Abram?   El v. 1 afirma, "Jehová había dicho...".  La respuesta está en Hch 7:2-3.
UR: Una ciudad grande y antigua.  Era la capital del viejo imperio Babilónico.  Aquí nadie conocía a Dios.  Las  personas adoraban a una variedad de dioses (Josué 24:2).  Ese fue el contexto en el cual Abram nació y fue criado.    

a. La Soberanía de Dios
En medio de tanta ignorancia espiritual, de repente hubo una revelación de Dios (v.1).  No sabemos como fue (¿en un sueño?); lo importante es saber que Dios se manifestó a Abram.
Pero, ¿por qué a Abram?  No hay evidencia alguna que él estaba buscando a Dios.   Dios se revela a los que no le buscan  (Rom 10:20).  Es más, había alguien que ya buscaba a Dios en la tierra de Canaán - Melquisedec (Gén 14:18).  ¡DIOS ES SOBERANO!  Pasa por alto a Melquisedec, y decide llamar a Abram, y traerlo todo el camino hasta la tierra de Canaán.

PENSAR: ¿Cómo se manifiesta la soberanía de Dios en nuestras vidas?
b. La Dificultad del Mandato

Lo que Dios pidió a Abram no fue fácil (v.1).
i. Tuvo que dejar su tierra - los lujos y la tranquilidad de la vida en esta ciudad tan grande.    Para ir, ¿a dónde?    Abram no sabía; pero donde Dios lo iba a llevar era en realidad una tierra pobre y atrasada.
ii. Tuvo que dejar sus familiares y amigos.  Todas las personas con quien Abram se llevaba; con quien compartía su vida.  Esto implicaba dejar su cultura y su idioma, para ir ¿a dónde?   ¡NI SABÍA!  A una tierra sin mucha cultura, donde no conocía nadie.
iii. Tuvo que dejar su propio padre y hermanos.  La gente en quien él podía depender en una emergencia.  Para ir solo, ¡CON UN DIOS DESCONOCIDO!
iv. Tuvo que viajar una larga distancia, llevando todas sus cosas.  No era fácil viajar en esa época, y Abram al final tuvo que ir miles de kilómetros - a pie; con sus siervos y animales.
¿Sería fácil para Abram hacer todo esto?  No había otro creyente con quien compartir la idea; no podía buscar el consejo de nadie.  ¡Todos hubieran dicho que estaba loco!

PENSAR: Cuando Dios tiene una gran bendición para nosotros, a veces comienza pidiendo algo difícil de nosotros, para probar nuestra fe y obediencia.

c. La Obediencia Parcial de Abram

El v. 1 nos dice que Dios le "había dicho" que se vaya.  En realidad Abram no cumplió inmediatamente con lo que Dios mandó (ver Gén 11:31-32).  Abram no salió de Ur, como Dios le había mandado.  Dios tuvo que tocar el corazón de su padre Taré, y él fue el que tomó a la decisión de salir de Ur. 

LECCIÓN: ¡Dios usa aun a inconversos para cumplir Sus propósitos!
Primero la familia fue a Harán, y Abram quedó ahí varios años.  Pero no era el lugar que Dios había determinado.  Abram solo dejó Harán cuando su padre murió (Hch 7:4).  Y al final, cuando se fue a Canaán, no dejó toda su familia - llevó a Lot (v.4), quien llegó a ser todo un dolor de cabeza para Abram (ver Gén 13 y 14).

PENSAR: Aun los grandes siervos de Dios tienen sus puntos débiles.   Cuando no estamos dispuestos a obedecer a Dios, El actúa para cumplir Sus propósitos - pero nosotros  podemos sufrir, por nuestra falta de fe y obediencia.

2. LA PROMESA DE DIOS (v. 2-3)
Dios pidió que Abram hiciera algo muy difícil; pero le animó con grandes promesas.  En realidad Dios le añadió bendición sobre bendición.   Las promesas incluyeron:
a.       Hacer de Abram una Nación Grande: Esto era algo sorprendente, porque ya sabía que su esposa era  estéril (Gén 11:30).   ¿Cómo lo habrá tomado Abram?
b.   Bendecirle: aunque Abram había dejado atrás todas las cosas importantes, humanamente hablando.
c.   Engrandecer su Nombre: hasta entonces Abram era un desconocido, y hubiera quedado en  un total desconocido si no hubiera obedecido a Dios.
d.   Hacerle de Bendición para Otras Personas: en realidad, a todo el mundo (v.3).

PENSAR: Dios tiene cosas increíbles para nosotros, si solo confiáramos en Él (Efe 1:3; Rom 8:16,17; 1Cor  2:9).

3. EL VIAJE DE ABRAM (v.4-9)
El viaje a la tierra de Canaán se dio en tres etapas:

a. La Salida de Ur (Gén 11:31-32; Hch 7:2-4a)

Primero Abram fue de Ur a Harán.  Ahí vivió muchos años, porque tenía 75 años cuando por fin salió de Harán, para ir a Canaán (Gén 12:4).
b. La Salida de Harán (v.4)
Recién se fue cuando su padre murió (Hch 7:4).  Abram ya tenía muchas posesiones (v.5).  Dios le estaba bendiciendo - aun antes que él obedeciera a Dios completamente.

c. La Llegada a Canaán v.6-9)
Por fin, después de largos años, Abram obedece a Dios y cumple con los propósitos de Dios.  Abram ahora se pasea por la tierra de Canaán, pasteando sus animales (pasando por lugares como Siquem, More, Bet-el, Neguev).

¿Cómo se habrá sentido durante este tiempo?  Hay dos cosas interesantes para notar:

i. La Prueba de Su Fe (v.6b). 
Abram encontró que la tierra no estaba vacía.  Los cananeos moraban en ella; por ende, Abram no pudo simplemente posesionarse de ella.   ¿Le habrá sorprendido esto?   Dado a que Dios le había prometido dar la tierra, Abram seguramente pensaba que Dios le estaba guiando a una tierra vacía.  ¿Habría dudado de lo que estaba haciendo, al ver que los cananeos habitaban la tierra que Dios prometió darle?

PENSAR: ¿Cómo se prueba nuestra fe?  ¿Hemos sufrido alguna decepción, en nuestro andar con Dios?  ¿Nos cuesta entender lo que Dios está haciendo en nuestras vidas?

ii. El Estímulo para Su Fe (v.7). 
En este contexto, seguramente de luchas y dudas internas, Dios se manifestó a Abram.  ¡Indudablemente fue para animarle!  Habiendo tenido esta revelación de Dios, y habiendo sido animado en su fe, Abram construye  un altar, para agradecer y alabar a Dios.
PENSAR: ¿Cómo nos anima Dios, en nuestra fe y obediencia? 
                  ¿Tenemos un conocimiento profundo y cercano de El? 
                
                    La mejor ayuda para nuestra fe es un encuentro personal con Dios.
GÉNESIS 12:10-20.   “Abraham  en  Egipto”
Introducción

En v. 1-9, leemos del llamado de Dios y el viaje de UR a CANAÁN.  En el v. 9, dejamos a Abram paseando por la tierra, con sus animales.   Cierto tiempo pasó.   ¿Qué estaría pensando Abram?    No tenía hijos; no tenía terreno.   Quizá después de acostumbrarse a vivir en Canaán, pudo haber pensar: ¿qué estoy haciendo aquí? 
Fue en este contexto, que vine una prueba muy fuerte para Abram - ¡hambruna!     

NOTA: ¡Satanás espera el momento más oportuno para atacar al creyente! 

1. LAS PRUEBAS DE ABRAM (v.10-13)

Abram ya había tenido una prueba: "el cananeo estaba entonces en la tierra" (v.6b).   ¡Ahora vienen otras!
              
(a) La Primera Prueba – HAMBRUNA  (v.10). 

Sequía era un gran problema en la tierra de Canaán, porque no había sistemas de riego.  Vemos otros casos de hambruna en Gén 26:1-3; 42:1,2.  ¿Qué iba a hacer Abram frente a la hambruna?
En un momento de duda - Abram decidió irse a Egipto (v.10).  En esto, él copia la práctica del mundo;  es decir, copió la acción de los habitantes de Canaán, quienes siempre iban a Egipto, cuando había hambruna en Palestina.  Lo hacían, porque en la ribera del río Nilo había abundante pasto para los animales.
               
Aunque Abram era un gran hombre de fe, la historia de su vida nos muestra que no siempre fue así. Aquí Abram actuó como todo el mundo actuaba.  ¡No parecía un hombre de fe!   Frente a la hambruna, Abram hizo algo práctico - se fue a Egipto.  ¿Estuvo bien que lo hiciera?  El resultado muestra que quizá no.  ¿Por qué no?

            1. No confió en Dios (ver Sal 37:3).
            2. No consultó a Dios (¿se habría alejado de Él, en los meses antes de la hambruna?) 
LECCIÓN: Dios puede proveer para nosotros, si confiamos en Él (Ejemplo: 1 Reyes 17:1-9).
         * Todo lo que hacemos debemos hacerlo con oración, buscando la voluntad de Dios.Si no lo hacemos, podemos terminar en grandes problemas.

(b) La Segunda Prueba – SARAI (v.11-13).
Al tomar la decisión de ir a Egipto, Abram se dio cuenta que tenía un ‘problema’ - ¡su esposa, Sarai, era una mujer muy hermosa (a pesar de su edad)!

En este momento Abram tenía más de 75 años (v.4); Sarai entonces tenía más de 65 años (dado a que ella era menor que  Abram, por 10 años - Gen 17:17).

Al acercarse a Egipto Abram empieza a escuchar como son los egipcios.  Otra vez duda y teme.   
CONSECUENCIA: Abram hace todos los arreglos, sin consultar a Dios o confiar en Él.   El ‘arreglo’ con Sarai incluye dos cosas:

[1] La mentira - v.13 ("hermana") 
En un sentido, esto era cierto (ver Gén 20:12); sin embargo, Abram lo dice para disimular la verdadera relación que tenía con Sarai.    Peor todavía, ¡él hace que ella tenga que mentir!  ¡También pone en peligro a su esposa de cometer el pecado de adulterio!  Todo por falta de fe, y por no consultar a Dios.

[2] El egoísmo – Abram estaba ‘cuidando su propio pellejo’ (“me matarán”, v.12).

·         LECCIÓN: Hay situaciones en la vida en las que tenemos que actuar; sin embargo, debemos evitar que nuestras acciones incluyan cometer "pecadillos", por falta de fe.

2. EL PELIGRO PARA SARAI (v. 14-16)
Lo esperado ocurrió - la belleza de Sarai causó atención (v.14-15).  Ahora, ¿cuál iba a ser el futuro de Sarai?   ¡Ella está en peligro!    Peor todavía, ¡todo el plan de Dios, para la salvación del hombre, está en peligro!   

¿Cómo se habrá sentido Sarai, en ese momento?  ¿Cómo se habrá sentido Abram?   Aparentemente, no tenía salida.  Lo increíble es que en este contexto, Abram parece ser bendecido (v.16).    PERO: ¿cómo estaría su conciencia?   ¿Cómo estaría su corazón?

Faraón quizá estaba dando estas cosas a Abram como pago por Sarai.  Muchas veces el hermano mayor jugaba un papel muy importante en hacer los arreglos matrimoniales (ver Gén 24:52,53).  Al aceptar estas cosas, Abram estaba actuando muy mal.  Dios le estaba dando la oportunidad para hablar con Faraón, y decirle la verdad; sin embargo, Abram se acobarda.  Acepta los regalos, pero no dice nada acerca de su verdadera relación con Sarai.  ¿Qué estaba pensando? 

* LECCIÓN: ¿Cómo tratamos a nuestras esposas u a otras personas allegadas a nosotros?  El esposo es "cabeza" del hogar, pero si no provee para su esposa, y no la  protege, pierde el derecho moral de tener autoridad en el hogar.

3. LA PROTECCIÓN DE DIOS (v.17-20)

¡DIOS ES SOBERANO!  A pesar de todo, cuando la situación ya se ponía crítica, Dios intervino. 
Quizá Dios estaba esperando que Abram digera algo a Faraón.   Sin embargo, dado a que Abram no asumió su responsabilidad, Dios tuvo que intervenir (v.17).

a. La Revelación de Dios a Faraón (v.17-18)

¿Cómo se enteró Faraón que Sarai era esposa de Abram?    Antes que Abram hablara, Faraón ya sabía (v. 18).  Probablemente fue por medio de agoreros, cuando trataron de indagar por qué estaban enfermos (v.17).  ¡Dios puede hablar aun a gente pagana!

b. La Reacción de Faraón ante Abram (v. 19-20)

Faraón reclama fuertemente con Abram, por lo que había hecho (v.19).  Su testimonio, como creyente, queda por los suelos.  ¡Qué vergüenza para Abram!  

Faraón da la orden para expulsar a Abram de la tierra de Egipto.   ¿Cómo se habrá sentido Abram?    Seguramente aprendió algunas lecciones muy importantes.   

CONCLUSIONES.

[1] Dios es soberano, y actúa para salvarnos de los problemas en los cuales nos metemos, y para cumplir Sus propósitos.

[2] Dios prueba nuestra fe para hacerla más fuerte.  Abram llegó a ser un gran hombre de fe; pero solo fue porque Dios lo probó fuertemente.

¿Queremos crecer en la fe?   Esperemos muchas pruebas y dificultades.  En ellas, nuestra fe se fortalece, y aprendemos a confiar más en Dios.




















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada