Pastor Cesar Barrios

Loading...

jueves, 7 de abril de 2011

PREDICACIONES SOBRE LIDERAZGO "Como un lider motiva a otros" (3 )



COMO MOTIVA UN LIDER A OTROS
Nehemías: Lecciones de Liderazgo  -  Parte 4 de 11
Nehemías 2:10-20
Pastor.  César  Barrios.


Introducción: Veamos otra destreza importante del liderazgo.  Aprendimos que primero un líder ora, luego planifica.  El próximo paso es hacer la presentación a la gente para que coopere contigo.  El éxito nunca es obra de un solo hombre.  Nehemías sabía que él no podría reconstruir el muro sin la ayuda del pueblo.  Cuando él va a Jerusalén, la gente está acosada, apática, viviendo en ruinas.  En los últimos 90 años han tratado 2 veces de reconstruir el muro.  Ambas veces han fracasado.  No tienen confianza, están negativos.  Nehemías llega a la escena en cuestión de días tiene el apoyo de toda la ciudad.  El los reúne, los moviliza, reconstruye la ciudad en 52 días.  Algo que nadie ha podido hacer en 90 años.  ¿Qué hizo Nehemías que otras personas han fallado?  ¿Un obrador de Milagros?  El solo era un gran líder.  El entendió los principios de la motivación.

Estos principios pueden ser de ayuda en muchos casos:  Cuando te promueven a un nuevo trabajo;  cuando necesitas la cooperación de otras personas; cuando necesitas vender una idea; cuando necesitas introducir un cambio dentro de una organización, tu familia, tu escuela, tu trabajo; cuando quieres comenzar un proyecto.  En cualquiera de estas situaciones en tu vida toma estos pasos y te serán de gran ayuda.

¿Cómo un líder motiva a otras personas?  Veamos lo que hizo Nehemías.


1.  ESPERA OPOSICION

El hecho es que desde el momento que dices, “vamos a hacer algo,” alguien salta y dice, “no lo hagamos”.  Cuando Dios se levanta y dice, “Vamos a construir,” Satanás dice, “vamos a oponernos.”  La gente por naturaleza se resiste al cambio.  No le gusta.  Le gusta el status quo, (La manera como las cosas están) que en latín probablemente significa “el lío en que estamos.”  
La gente se resiste al cambio por varias razones.  Los líderes tienen que averiguar cuáles son esas razones y trabajar con ellas.  Nehemías 2:10 “Pero cuando lo oyeron Sanbalat el horonita, y Tobías el siervo amonita, les disgustó mucho que viniera alguien a procurar el bien de los hijos de Israel.” El menciona dos líderes de la oposición.  Encontrarás a estas personas en todo el libro de Nehemías.  Sanbalat era el gobernador de Samaria, Tobías era el líder de los Amonitas.  Nehemías no ha llegado a Jerusalén y ya existe oposición.
Cuando tu quieras hacer algo para tu familia, para tus hijos, para ti mismo, siempre habrá oposición.
Pensamiento:
Puedes fácilmente determinar el calibre de una persona por la cantidad de oposición que se necesita para desalentarlo.

¿Cómo Nehemías sabía que tendría oposición?  El tuvo que haber enviado exploradores con anticipación para encontrar quién se opondría.  1 Cor. 16:8-9 “Pero estaré en Éfeso hasta Pentecostés, porque se me ha abierto una puerta grande y eficaz, aunque muchos son los adversarios.” Primera ley del liderazgo de hoy: No hay  oportunidad sin oposición.  Si vas a ayudar a cambiar personas o la situación, espera oposición.
   
2.  ESPERA POR EL TIEMPO CORRECTO

Cuando motivamos a otros y sugerimos cambio, el tiempo lo es todo.  ¿Has tenido alguna vez una buena idea y ha fracasado por el tiempo incorrecto?  El tiempo hace una gran diferencia.  V. 11 dice Llegué, pues, a Jerusalén, y después de estar allí tres días...” El se detuvo tres días.  Nehemías no hace una gran entrada, coloca las banderas, toca la banda, llega en un caballo blanco.  El no proclama, “¡Aquí estoy para salvar el día, ahora vamos a trabajar!”  Cuando llega a Jerusalén, lo primero que él no hace es buscar ladrillo y cemento.  El ni siquiera anuncia para lo que estaba allí.  El no hizo nada por 3 días.

¿Qué estuvo haciendo estos 3 días.  No sabemos.  Hay 4 probabilidades:

1.      Probablemente estuvo descansando, recuperándose de un largo viaje.  Había estado en un camello cruzando el desierto.  Otra Ley de Liderazgo: - Nunca hagas una decisión importante cuando estés cansado; probablemente será la incorrecta.  La fatiga ciega tu perspectiva.

2.      Pudo haber estado orando.  Sabemos que era un hombre de oración.

3.      Pudo haber estado planificando.  Probablemente repasando su estrategia.

4.      Pudo haber estado causando curiosidad.  El llegó con una escolta real a un pueblo que se siente acosado y desalentado.  El llega a su casa y no dice nada en 3 días.  ¿No piensas que eso causa curiosidad?  ¿Piensas que la estructura de poder existente en Jerusalén dijo, “¿A qué vino este tipo aquí y qué estará haciendo?”  Por 3 días la especulación aumenta.  ¿Qué está haciendo Nehemías?  Está usando su atraso para tomar ventaja.  Está usándolo como psicología para que cuando presente su propuesta, estén listos para escuchar.


 Ecl. 3:7 dice, “Hay tiempo de callar y tiempo de hablar.” Ecl. 8:6 dice, ““Para todo lo que quieras hay un tiempo y un cómo...”  Si vas a hablar sobre cambiar una vida o situación, tienes que esperar el tiempo correcto.  Jesús tuvo un sentido profundo del tiempo en el ministerio.  Muchas veces dijo, “Todavía no es tiempo.  Mi tiempo no ha llegado.”

3.  OBTEN LOS HECHOS PRIMERO 

En los vs. 12-16 Nehemías hace un grupo de investigación nocturna para inspeccionar los muros de Jerusalén.  V. 12-13 “Me levanté de noche, yo y unos pocos hombres conmigo, y no declaré a nadie lo que Dios había puesto en mi corazón que hiciera en Jerusalén. No tenía cabalgadura conmigo, sino la única en que yo cabalgaba. Aquella misma noche salí por la puerta del Valle hacia la fuente del Dragón y a la puerta del Muladar; y observé los muros de Jerusalén que estaban derribados y sus puertas que habían sido consumidas por el fuego.”  El continúa y explica cómo a media noche él estaba viajando alrededor de las murallas de la ciudad inspeccionando.  El en persona estaba inspeccionando el daño en plena noche.  Solamente lleva un pequeño grupo de hombres.  Obviamente no quería atraer atención.

Cada buen líder sabe exactamente lo que Nehemías está haciendo aquí.  Está haciendo su asignación.  Viendo el trasfondo.  Esta es la parte del liderazgo que se hace en soledad. Es la parte que la gente nunca oye.  El está haciendo sus preparativos, verificando la situación, obteniendo los hechos.  V. 14 dice que había tanto escombro que tuvo que bajarse de su caballo y caminar.  En este punto del proyecto que probablemente comienza a abrumar y él piensa:  “Esto es peor de lo que yo pensaba.  ¿Por qué me ofrecí de voluntario para esto?  Si yo nunca he construido nada en mi vida?”

El v. 16 dice “Los oficiales no sabían a dónde yo había ido ni qué había hecho. Todavía no lo había declarado yo a los judíos y sacerdotes, ni a los nobles y oficiales, ni a los demás que hacían la obra.”  ¿Por qué tanto secreto sobre esta encuesta?  Porque él no quería que atacaran su plan antes de empezarlo. Eran 90 años de negativismo y él no tenía todos los hechos todavía.  ¿Qué es más fácil, promover una buena idea o matar una buena idea?  ¿Has notado que la gente negativa tiende a abrir más la boca más que la gente positiva?  Nehemías no tenía todos los hechos así que él dice, antes de anunciar lo que voy a hacer, mejor obtengo los hechos primero.

Ley de Liderazgo:  Los líderes protegen sus planes de la muerte prematura.

Prov. 23:23 “Compra la verdad y no la vendas; y la sabiduría, la enseñanza y la inteligencia.”

Prov. 18:13 “Al que responde sin haber escuchado, la palabra le es fatuidad y vergüenza”

Prov. 14:15 “El ingenuo todo lo cree; el prudente mide bien sus pasos.”

Otra  Ley del Liderazgo:  Los buenos líderes hacen su propia investigación.


Nehemías entendió su oposición, él creó curiosidad, obtuvo todos los hechos.  Ahora finalmente, estaba listo para poner las cartas sobre la mesa.  V. 17 “Les dije, pues...:”Ahora está listo para el cuarto paso que es motivar a las personas.

IV.  IDENTIFICATE CON TU GENTE


Todos los buenos líderes hacen esto.  Se asocian con su gente.  “Soy uno de ustedes.”  El dice (v. 17) “Les dije, pues: Vosotros veis la difícil situación en que estamos: Jerusalén está en ruinas y sus puertas consumidas por el fuego. Venid y reconstruyamos el muro de Jerusalén, para que ya no seamos objeto de deshonra.” El no entró como un extranjero.  Nunca había estado en Jerusalén y decir, “Ustedes son un montón de fracasados, no pueden reconstruir esto.  Han pasado 90 años y no han hecho nada.”  Cuando culpas a otras personas, disminuyes la motivación.  Cuando aceptas la culpa, aumentas la motivación.  El no jugó el papel de un extranjero experto.  El no dijo, “Voy a reconstruir el muro... voy a ser su salvador.”  El dijo, “soy uno de ustedes y es nuestro problema.”



Los buenos líderes se identifican con su gente.  Eso es bueno para la motivación, también es bueno para criar los hijos.  Tienes mejor respuesta de tus hijos cuando ellos sienten que los entiendes, que te identificas con su problema.

Ley de Liderazgo:  Las mejores ideas no son las mías o las tuyas, son las nuestras.  Tú te identificas con tu gente. 

5.  DRAMATIZA LA SERIEDAD DEL PROBLEMA

El se presenta al pueblo:  “Tengo unas cosas que decirles, pero primero las malas noticias.”  En vez de minimizar el problema, él lo dramatiza, hace énfasis en él.  V. 17 “Les dije, pues: Vosotros veis la difícil situación en que estamos: Jerusalén está en ruinas y sus puertas consumidas por el fuego. Venid y reconstruyamos el muro de Jerusalén, para que ya no seamos objeto de deshonra.”  Estos son palabras emocionales demostrativas.  “El lugar está en ruinas...consumido por el fuego...objeto de deshonra.”  El dramatiza la seriedad de esto porque estas personas han estado viviendo con esta situación por años.  Cuando vives en una mala situación por mucho tiempo, comienzas a ignorarla.  Si algo se rompe en tu casa, las primeras dos o tres semanas te molesta; seis meses después todavía sigue roto.  Este es el quinto paso, él reenfoca su atención hacia el problema “Tenemos tremendo lío.”  El quiere que ellos enfrenten los hechos.

El paso tres es, el líder enfrenta los hechos; el paso cinco es, el líder hace que las personas enfrenten los hechos.  Nunca ocurrirá cambio hasta que estemos descontentos.  Si quieres crear un cambio en tu escuela, trabajo, hogar, oficina – una de las marcas de un líder es que crea descontento.  Si estás contento, no quieres cambiar nada.  Significa que vas a obtener crítica porque el que revuelca el hormiguero, el que mueve el bote, ese está en problemas.  Comienza a temblar el status quo.  Esta es la marca del líder.


¿Cómo lo hizo?
  Usó dos motivaciones.  1. El apeló a su autoestima.  El dijo, “Tenemos que construir esto; somos objeto de deshonra.  Podemos ser mejor que esto.  Somos el pueblo de Dios y estamos viviendo entre escombros.  Esta ciudad está destruida.  Las murallas están destruidas.  El lugar es vergonzoso y es un lío.  Somos una desgracia.”  Esto pudo haber sido un suspiro de alivio para este pueblo.  Este líder es diferente porque está preocupado por nosotros.  No solo tiene su propia agenda, está preocupado por nosotros y sabe que estamos desmoralizados.  El dice que quiere subir nuestro grado de autoestima y que no estemos más en desgracia.  Esto era una gran motivación. 

2. Pero más allá que eso, él apeló a algo más alto que era su preocupación por la gloria de Dios.  No solo los judíos estaban deshonrados sino que Dios también lo estaba.  Los judíos eran el pueblo de Dios.  Todo el mundo se estaba riendo:  “¡Esos pobres judíos! Y ellos dicen que adoran al verdadero Dios.  Ni siquiera pueden reconstruir su propia ciudad.  Ellos dicen que su Dios es el más grande, pero no pueden reconstruir los muros; están viviendo entre escombros.”  Los que estaban allí eran una vergüenza para Dios y un testimonio pobre.  Cuando Nehemías dijo, “Estamos en deshonra,” el no solo apelaba a su autoestima sino al hecho de que el nombre de Dios estaba siendo difamado.  Era un mal testimonio.

Cuando Nehemías dramatizó el problema, él no usó motivaciones externas.  El uso dos cosas internas:  la autoestima y la gloria de Dios.  El no usó motivaciones externas: vamos a reconstruir este muro, el primero que haga su sección primero tendrá vacaciones pagadas al Mar Muerto.  Mientras más edad tienes, menos funcionan las motivaciones externas.  Las motivaciones externas trabajan bien en los niños.

Ley de Liderazgo:  La motivación mayor en la vida no es externa, no es interna, sino eterna.  Nehemías dice, “¡Vamos a reconstruir el muro para la gloria de Dios!  Para que el nombre de Dios no esté en deshonra.  Reconstruyamos el muro para el reino de Dios y para la gloria de su  pueblo.  El los retó con las motivaciones correctas.

6.  PIDE UNA RESPUESTA ESPECIFICA


No solamente los animas, le das trabajo para hacer.  Tú no haces una gran campaña y luego dices, ¡esto está tremendo! Se pueden ir a sus casas.  En el v. 17 dice, Venid y reconstruyamos el muro.  El llama a la acción.  El pide ayuda y una respuesta específica.

Nota que Nehemías era ambos realista y optimista.   Esto es un balance que tiene un buen líder.  Nehemías fue realista porque lo tercero que hizo fue obtener los hechos en su caminata nocturna.  El vio cuán destruido estaba el lugar.  Les dice: los muros están destruidos, las puertas están quemadas.  Pero él también es optimista.  El no dice, “todo está destruido, esto es imposible.  Regresen a sus casas.”  El no se dio por vencido sino que dice lo contrario: “Reconstruyamos.”

Ley de Liderazgo: Los líderes ven ambos lo real y lo ideal.  Ellos ven lo que es y también ven lo que puede ser.  Un líder que solo ve lo que puede ver y no ve lo que es, no es un líder; es un visionario.  Eso es una gran diferencia.  Una persona que ve lo que es real pero no ve lo ideal no es un líder, es un contador.  Tienes que ver las dos – la actualidad y la posibilidad.  Estas dos traen armonía y juntas producen liderazgo.

Cuando ves este tipo de cosas, pides una respuesta específica.  Los líderes ven lo que es real y lo ideal y saben que necesitan ayuda.  Ellos no tienen miedo de pedir ayuda.  A muchos líderes no les gusta pedir ayuda.  Muchas veces somos inseguros y decimos, “lo haré yo mismo.”


El muro alrededor de Jerusalén no sería construido a menos que alguien se parara y dijera, “Esto va a tomar sacrificio.  Vamos a poner tiempo, dinero, esfuerzo y energía en esto.”  Los líderes piden respuestas específicas.


7.     TU ANIMAS CON  TU TESTIMONIO PERSONAL

En el verso 18 tenemos la historia de Nehemías y hay dos partes para ella.  “Entonces les declaré cómo la mano de Dios había sido buena conmigo.”  El les cuenta sobre cómo Dios lo llamó a dirigir el proyecto.  En la segunda parte les dice cómo las circunstancias confirmaron su llamado.  “También les dije las palabras que el rey me dijo.”  El estaba diciendo, “Yo no quería este trabajo, pero estaba orando allá desde Susa.  Oré por 4 meses y cayó una preocupación sobre mí.  Mientras más oraba sobre esto, Dios me decía, ¿Por qué no eres la respuesta para ello?  La preocupación se convirtió en visión.  Dije, Está bien, Dios, lo haré.  Fue idea de Dios.  El me llamó a hacer este proyecto.  También confirmó el llamado cuando me presenté ante el rey y me dijo que sí.  El me dio una escolta militar y va a pagar por el proyecto.”

Es legítimo preguntarle a una persona que te dice, “Dios me dijo que hiciera esto”.  Una respuesta legítima es “¿Alguien ha confirmado esto en tu vida?  ¿O es solo algo que has pensado?  ¿Hay signos de confirmación?

HABLAR DE MI LLAMAMIENTO

Nehemías comparte su testimonio de cómo Dios lo llamó y las circunstancias confirmaron este llamado.  V. 18b es la respuesta del pueblo, “Ellos respondieron: --¡Levantémonos y edifiquemos!”  Ellos estaban emocionados.  Por 90 años nada había pasado, entonces Nehemías dice, “Dios me ha puesto aquí para hacerlo y tenemos el permiso del rey – el mismo que no lo había permitido antes va a pagar por esto.”

La visión había sido transferida.  Primero él dijo que era mi visión.  El la guardó con mucho cuidado – no le dijo a nadie.  Luego salió, hizo su investigación, no le dijo a nadie.  El estaba esperando por el tiempo correcto.  Luego que tuvo los hechos, dramatizó el problema, pidió respuesta específica y los animó con su propio testimonio sobre cómo Dios lo llamó y cómo las circunstancias lo confirmaron.  Ahora la visión fue transferida.  Ya no es la visión de Nehemías, es la visión del pueblo.  Lo que fue un secreto ahora es compartido.

¿Por qué Nehemías usó su testimonio personal para motivar?  Porque él sabía una de las leyes clásicas del liderazgo.  Las personas siguen a las personas no los programas.  Y a las personas que siguen las personas son llamadas, líderes.

1 Cor. 11:1  Sed imitadores míos, así como yo lo soy de Cristo.”  ¿Por qué alguien debe seguirte como líder?  ¿Cuándo estás listo para ser un líder?  La respuesta es, “Cuando la gente vea la mano de Dios en mi vida.”  Cuando la gente sienta el Espíritu de Dios en tu vida, cuando puedan sentir la mano de Dios en tu vida, entonces estás listo para ser un líder.  Esta es la prueba del liderazgo.  ¿Puedes ver la mano de Dios en la vida de esa persona?  ¿Puedes ver el Espíritu de Dios en su vida?  No es educación ni talento.  Existe mucha gente talentosa que no debes seguir.  Hay muchas personas con credenciales que no debes seguir.  ¿Pero, está la mano de Dios sobre tu vida?





8.  RESPONDE A LA OPOSICIÓN CON RAPIDEZ Y CON SEGURIDAD

v. 19 “Pero cuando lo oyeron Sanbalat el horonita, Tobías el siervo amonita y Gesem, el árabe, se burlaron de nosotros y nos despreciaron diciendo: --¿Qué es lo que estáis haciendo? ¿Os rebeláis contra el rey?”  Ahora se menciona otro hombre.  En el v. 10 antes que Nehemías llegara eran Sanbalat el horonita y Tobías el amonita.  Ahora notamos que la oposición se ha extendido e incluye un tercer grupo.  La oposición usualmente aumenta mientras el proyecto continúa.  Primero existían dos opositores, ahora hay un tercer grupo.

Mientras nos introducimos más en Nehemías, encontramos seis fuentes de oposición diferentes.  El tuvo oposición de todos lados.  La primera estrategia de la oposición: “se burlaron de nosotros y nos despreciaron”  ¡Se rieron!  Si esos judíos no han hecho nada en 90 años; ellos no lo harán ahora.  Lo segundo que hicieron fue acusarlos de rebelarse ante el rey.  Esa excusa había sido usada anteriormente.  Esdras 4:13 – esa misma acusación fue la que detuvo el muro la última vez.  La oposición fue ante el rey y dijo, “Los judíos están reconstruyendo el muro.  Una vez lo construyan, olvídense de obtener impuestos de esa gente.”  Entonces el rey decretó lo siguiente: no más reconstrucción del muro.  Como había funcionado antes, ahora ellos trataron de nuevo.  Reconstruir el muro es rebelarse en contra del rey, del rey Artajerjes.  Pero ahora no funcionó porque Nehemías es el que está en escena. 

V. 20 “Pero yo les respondí: --El Dios de los cielos, él nos prosperará, y nosotros, sus siervos, nos levantaremos y edificaremos, porque vosotros no tenéis parte ni derecho ni memoria en Jerusalén.” Nehemías rehusó a tener argumentos.  Si eres sabio no vas a argüir con la oposición.  En lugar de eso él menciona que este proyecto es de Dios y es idea de Dios.  V. 12 dice, “...y no declaré a nadie lo que Dios había puesto en mi corazón que hiciera en Jerusalén...”  Dios puso la preocupación en él.  No fue su idea, sino la de Dios.  Por esa razón, él confió en El para tener éxito.  Eso es seguridad.  El respondió a la oposición con rapidez y con seguridad.

Otra cosa que él expone es los motivos egoístas de la oposición.  “¿Y quién te crees que eres?”  No querían ver a Jerusalén reconstruida porque reduciría el tamaño del reino.  El expone los motivos de la oposición.  Luego la oposición dice, “Te estás rebelando en contra del rey de Persia.”  Nehemías saca sus cartas y dice; “Yo no me estoy rebelando contra el rey.  Estoy obedeciendo al Rey de reyes.  ¡Cállense!  El trabaja con ellos con seguridad y rapidez.

El sorprendió a la oposición; pero solo temporalmente.  Los veremos muchas más veces en el resto del libro.  Esto aumentó la moral de los judíos en Jerusalén.  Ellos habían sido acosados por años y finalmente hay un hombre que no tiene miedo de pararse ante estos hombres y decir, “Ustedes no tienen derecho en la historia de esta ciudad.”

1 Juan 3:13 “Hermanos míos, no os extrañéis si el mundo os odia.”  Si comienzas a trabajar para Dios, espera oposición.  Cualquiera que haga algo será ridiculizado.  En el momento en que estampes tu firma, alguien comenzará a arrojarte piedras.  La única forma de no ser criticado es hacer nada, ser nada y decir nada.  Si decides que vas a vivir para Jesucristo en el trabajo, escuela u otro lugar, alguien se va a reír de ti.  ¡Cuenta con eso!  Van a ridiculizarte.  ¡Déjalos que se rían!  Hay un dicho que dice: El que se rie por ultimo rie mejor:
Las personas van a oponerse a ti.  Responde tu oposición rápido y con seguridad.  ¡Los papalotes se levantan en contra del viento, no a favor de él! 

La gente puede pensar que tu eres un tonto al emprender algo para Dios, algo a lo cual Dios te esta llamando. Pero la pregunta es aquí ¿Quien es el verdadero tonto?

Anécdota:
Se cuenta que en una ciudad del interior de España, un grupo de personas se divertían con el tonto del pueblo, un pobre infeliz, de poca inteligencia, que vivía haciendo pequeños mandados y limosnas.
Diariamente algunos hombres llamaban al tonto al bar donde se reunían y le ofrecían escoger entre dos monedas: una de tamaño grande de 400 reales y otra de menor tamaño, pero de 2000 reales. Él siempre cogía la más grande y menos valiosa, lo que era motivo de risas para todos.
Un día, alguien que observaba al grupo divertirse con el inocente hombre, le llamó aparte y le preguntó si todavía no había percibido que la moneda de mayor tamaño valía menos y este le respondió: Lo sé, no soy tan tonto. Ella vale cinco veces menos, pero el día que escoja la otra, el jueguito acaba y no voy a ganar más mi moneda.
Esta historia podría concluir aquí, como un simple chiste, pero se pueden sacar varias conclusiones:
La primera: Quien parece tonto no siempre lo es.
La segunda: ¿Cuáles eran los verdaderos tontos de la historia?
La tercera: Una ambición desmedida puede acabar cortando tu fuente de ingresos.*

*Pero la conclusión más interesante es:
Podemos estar bien, aun cuando los otros no tengan una buena opinión sobre nosotros mismos. Por lo tanto, lo que importa no es lo que piensan de nosotros, sino lo que uno piensa de sí mismo.
"El verdadero hombre inteligente es el que aparenta ser tonto delante de un tonto que aparenta ser inteligente."
Una de las lecciones que aprendemos de este estudio es que hay cosas que Dios quiere hacer en tu vida y con tu vida que otra gente no va a estar de acuerdo.  No siempre van a estar de acuerdo con la dirección que Dios te está llevando, pero a veces tienes que persistir.
      
Hay un reto en todos nosotros estemos o no en una posición de liderazgo.  Si piensas que todo el mundo va a ser positivo sobre tu decisión de vivir para Dios, piensa nuevamente.  Necesitas prepararte para la crítica y el ridículo.  Necesitas decidir que vas a vivir para Jesucristo no importa lo que la gente piense.  Ese es el comienzo del liderazgo.

Hay cosas que como familias quisiéramos lograr. Como matrimonios.
                       



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada