Pastor Cesar Barrios

Loading...

jueves, 7 de abril de 2011

PREDICACIONES SOBRE LIDERAZGO "Como un lider maneja la situacion" (4)

COMO UN LIDER MANEJA LA OPOSICIÓN
Nehemías: Lecciones de Liderazgo  -  Serie de  Sermones- Parte 6 de 11.
Nehemías 4:1-23
Rev.  César  Barrios.


Ya habíamos mencionado que no exista tal cosa como oportunidad sin oposición.  Una de las grandes pruebas del liderazgo es cómo manejar la oposición.  ¿Entras en pánico cuando estás bajo presión?  ¿Te pones tenso, pierdes tu temperamento, explotas, te desanimas, te das por vencido?  ¿Qué haces?  Si vas a ser un líder, parte de la descripción de trabajo incluye manejar los ataques.  Vamos a estudiar cómo un líder maneja la oposición en Nehemías 4.  Veremos tres cosas: las tácticas de la oposición, los efectos de la oposición y cómo un líder los maneja o responde correctamente.

I.  LAS TÁCTICAS DE LA OPOSICIÓN.


Mencionaremos tres tácticas que se mencionan en el texto y que la gente todavía usa para detener un proyecto.  

1.  V. 4:1-4  Cuando oyó Sanbalat que nosotros edificábamos el muro, se enojó y enfureció mucho, y burlándose de los judíos, dijo delante de sus hermanos y del ejército de Samaria:
--¿Qué hacen estos débiles judíos? ¿Se les permitirá volver a ofrecer sus sacrificios? ¿Acabarán en un día? ¿Resucitarán de los montones del polvo las piedras que fueron quemadas?  Y estaba junto a él Tobías, el amonita, el cual dijo: --Lo que ellos edifican del muro de piedra, si sube una zorra lo derribará. ‘¡Oye, Dios nuestro, cómo somos objeto de su desprecio! Haz que su ofensa caiga sobre su cabeza y entrégalos por despojo en la tierra de su cautiverio.’”

La primera táctica de la oposición usualmente usa el ridículo.  Aquí tenemos un ejemplo claro.  Esa es una herramienta muy poderosa y efectiva.  El mundo continuamente ridiculiza la iglesia.  La desvaloriza, le crea argumentos, se burla del pueblo de Dios, las caracteriza como débiles, ignorantes, fanáticos, pone los pastores como estafadores o aprovechados.  Es un ridículo constante.  ¿Por qué esto es tan efectivo?  Por que ataca nuestro sentido de valor propio.  Muchas veces podemos manejar todo excepto el ridículo.

El motivo.  Se enojó y enfureció mucho...”  El ridículo es siempre el sustituto de la razón.  La risa es siempre el sustituto de la lógica.  Si la gente no puede razonar tu posición, tratarán de ridiculizarte.  Las personas que ridiculizan usualmente tienen miedo, miedo de que tengas éxito.  El usa sobrenombres, “estos débiles judíos.”  El cree que ellos tienen un motivo egoísta y hace burla de sus creencias.  Todo esto son herramientas típicas del ridículo.  El dice ¿Acabarán en un día?  Esto es típico al ridiculizar.

v. 3  El ridículo es contagioso.  Cuando Sanbalat hace el primer ridículo, Tobías, su compinche, continúa.  Siempre habrán personas que te ridiculizarán cuando alguien más toma el liderato.  Son cobardes que no se atreven hacer el primer comentario.

2.  Resistencia organizada.  V. 6-8 “Edificamos, pues, el muro, y toda la muralla fue terminada hasta la mitad de su altura, porque el pueblo tuvo ánimo para trabajar. Pero aconteció que oyeron Sanbalat, Tobías, los árabes, los amonitas y los de Asdod que los muros de Jerusalén eran reparados, pues ya las brechas comenzaban a ser cerradas, y se encolerizaron mucho.  Conspiraron luego todos (circula esto) a una para venir a atacar a Jerusalén y hacerle daño.”  La oposición se está organizando.  En vez de un par de críticas, ya tenemos una conspiración.  Sanbalat ya tiene sus grupos organizados para resistirse a la reconstrucción del muro.  Sanbalat y los samaritanos estaban en el norte, los árabes en el sur, Tobías y los amonitas en el este, y los hombres de Asdod en el oeste.  Los judíos estaban rodeados por toda esta gente que querían conspirar contra ellos.  ¿Has notado que la gente negativa tiende a juntarse?  El propósito era pelear y traer problemas.  El propósito de la vida de algunas personas parece ser el oponerse a las cosas. 

3.  Rumor. V. 11-12 “Nuestros enemigos dijeron: «Que no sepan ni vean hasta que entremos en medio de ellos, los matemos y hagamos cesar la obra». Pero sucedió que cuando venían los judíos que vivían entre ellos, nos decían una y otra vez: «De todos los lugares donde habitan, ellos caerán sobre vosotros».”   La forma más rápida de difundir un rumor es alimentando el miedo de las personas.  La esencia del rumor es, “Te vamos a agarrar por todos los lados.  Te vamos a atacar y ni siquiera vas a saber qué te golpeó.  El hecho es que ellos no tenían suficiente poder para hacer esto.  Pero el rumor de un ataque era suficiente para incitar el pánico.  El rumor es usado frecuentemente por la oposición. 

       Dos características de los rumores:
      
a.       Siempre son difundidos por aquellos más cercanos al enemigo.  V. 12 “...Los judíos que vivían entre ellos...”  Los judíos viviendo en las afueras de la ciudad de Jerusalén, quienes vivían más cerca del enemigo, eran los más negativos.  ¿Qué pasa cuando estás rodeado de gente negativa todo el tiempo?  Te conviertes en negativo.  Te infectas.  El punto es que, si Satanás puede infiltrar a alguien dentro del campamento diciendo, “no se puede,”  entonces el tendrá la victoria. 

b.      Ellos son exagerados al repetir.  “Nos decían una y otra vez.”  (circula eso)  ¿Qué pasa cuando un rumor es exagerado más de 10 veces?  La gente comienza a creerlo.  Lo negativo siempre se exagera en un proyecto.  Ley de Liderazgo:  Los líderes no se tragan los rumores.  Ellos los escuchan, los mastican, pero nunca se los tragan porque siempre son exageraciones.




II.  EL EFECTO DE LA OPOSICIÓN.

V. 10-11 “Y decía Judá: Las fuerzas de los acarreadores se han debilitado y el escombro es mucho; no podremos reconstruir el muro». Nuestros enemigos dijeron: «Que no sepan ni vean hasta que entremos en medio de ellos, los matemos y hagamos cesar la obra».” Cuando estás trabajando duro y eres bombardeado con por el ridículo, el rumor y la resistencia, te vas a desanimar.  Ese es el efecto de la oposición:  DESANIMO.

El desánimo ocurre usualmente a la mitad del proyecto.  V. 6 “Edificamos, pues, el muro, y toda la muralla fue terminada hasta la mitad de su altura, porque el pueblo tuvo ánimo para trabajar.”  ¿Cuántos de ustedes tienen proyectos en sus casas que se han quedado a mitad? 

Las cuatro causas del desánimo:

1.      Fatiga – “Las fuerzas de los acarreadores se han debilitado”
2.      Frustración – “y el escombro es mucho”
3.      Fracaso – “no podremos reconstruir el muro”
4.      Miedo – “nuestros enemigos nos van a matar”

La oposición siempre tiene dos metas.  Una de ellas es poner obstáculos a la Palabra de Dios y la otra es detener la obra de Dios. 

III.  ¿CUÁL ES LA RESPUESTA CORRECTA A LA OPOSICIÓN? ¿Qué haces cuando estás bajo ataque?

1.  CONFIA EN DIOS

V. 4-5 Oración de Nehemías.  “¡Oye, Dios nuestro, cómo somos objeto de su desprecio! Haz que su ofensa caiga sobre su cabeza y entrégalos por despojo en la tierra de su cautiverio. No cubras su iniquidad ni su pecado sea borrado delante de ti, porque se han airado contra los que edificaban.”

¡Nehemías está que hierve en fuego!  Cuando eres ridiculizado no lo suprimes, lo confiesas.  Confía en Dios, admítelo.  El dice, “Dios, confiamos en Ti para que nos defiendas.”  En lugar de poner sobrenombres, el confía en Dios.

Prov. 26:4 “No respondas al necio según su necedad, o tú mismo pasarás por necio.”  Si estás siendo ridiculizado por tu fe, o cualquier otra cosa, no respondas.  ¡Eso es ser necio!  Hacerlo te hará mejor persona de la que te está ridiculizando.  Si tienes un proyecto y te están bombardeando, solo confía en Dios y ora.

Mientras más grande sea la oposición, más necesitas orar y depender de Dios. 

Ley de Liderazgo: Cuando te ridiculicen, no te desquites con las personas, habla con Dios.  Eso fue lo que hizo Nehemías.  El escuchó el primer ridículo pero lo ignoró y fue a Dios.  La mejor respuesta al ridículo es no responder.  En lugar de eso, oras y te mantienes haciendo lo que debes hacer.  El primer verso dice – fueron ridiculizados, ellos oraron, ellos reconstruyeron el muro.  El ridículo nunca debe detenerte de hacer lo que quieres hacer. 

Si eres un líder y estás bajo ataque, lo primero que haces es orar.  A veces si ignoras la oposición, la crítica se disipa y desaparece.  A veces, se intensifica.  Cuando ellos se dieron cuenta que el ridículo no iba a funcionar, el v. 8 dice que se confabularon para pelear contra Jerusalén. 

2.  RESPETA A LA OPOSICIÓN

¿Cómo sabemos que Nehemías respetó a la oposición?  V. 9 “Entonces oramos a nuestro Dios, y por culpa de ellos montamos guardia contra ellos de día y de noche.”  Ellos oraron e hicieron algo práctico.  Está bien descansar en la noche y orar, “protégeme de los ladrones.”  Pero tú tienes que levantarte y cerrar tu puerta.”  Petición sin Precaución es Presunción.  Confía en Dios cuando tengas oposición, pero respétala.  Mientras mayor sea la oposición, más fuerte es la respuesta.

v. 9 “Oramos.”  Hasta ahora Nehemías había hecho las oraciones.  Ahora todo el pueblo estaba orando.  Ellos observaban a su líder.  Los líderes dirigen demostrando, no hablando.  El pueblo se dio cuenta que funcionaba y comenzaron a orar.  Si eres un líder en tu negocio y quieres que otros cristianos te sigan, comienza a orar.  Una oposición corporativa requiere una respuesta corporativa.  Ahora todo el pueblo de Dios estaba orando.  Ellos oraron y montaron guardia.  Nehemías instaló un sistema de alarma; colocó guardias 24 horas al día.  El conocía su oposición.  Muchos líderes han perdido porque subestimaron su oposición.  No solamente ora, vela.  Conoce tu oposición y no seas ignores lo que está pasando.

En la Biblia hay una frase que se usa continuamente “Ora y vela.”  La dijo Jesús, Pablo, Juan y Pedro.  El velar es la parte humana – estar de guardia.  Orar es la parte divina – confiar en Dios.  El velar es cerrar la puerta con llave; el orar es “Dios estoy confiando en Ti.”  Haz las dos cosas.  Confía en Dios y respeta a la oposición.

3.      REFUERZA TUS PUNTOS DEBILES

V. 13  Nehemías había oró, confió en Dios y respetó su oposición.  El puso guardias, “Entonces puse al pueblo por familias, con sus espadas, con sus lanzas y con sus arcos, por las partes bajas del lugar, detrás del muro y en los sitios abiertos.”  El reforzó sus puntos débiles, los puntos bajos.  Esto era donde los muros todavía tenían unos cuantos pies de altura.  Para los puntos débiles y los lugares expuestos, el hizo un plan estratégico y reforzó las partes débiles.

¿Conoces los puntos débiles de tu negocio y familia?  ¿Sabes dónde están más expuestos para el ataque?  Este es el principio que estamos aprendiendo.

Ley de Liderazgo:  Los buenos líderes saben dónde están más vulnerables y refuerzan esa área.  

Si tienes que hacer una presentación de ventas.  Conoce tu debilidad, anticipa las objeciones y prepárate para encontrarte con estos obstáculos cuando hagas la propuesta.

V. 16-20 “Desde aquel día la mitad de mis siervos trabajaba en la obra, y la otra mitad se mantenía armada con lanzas, escudos, arcos y corazas. Y detrás de ellos estaban los jefes de toda la casa de Judá. Los que edificaban en el muro, los que acarreaban y los que cargaban, con una mano trabajaban en la obra y con la otra sostenían la espada. Porque los que edificaban, cada uno tenía su espada ceñida a la cintura, y así edificaban; y el que tocaba la trompeta estaba junto a mí, pues yo había dicho a los nobles, a los oficiales y al resto del pueblo: --La obra es grande y extensa, y nosotros estamos apartados en el muro, lejos los unos de los otros. En el lugar donde oigáis el sonido de la trompeta, reuníos allí con nosotros; nuestro Dios peleará por nosotros.”


Todos ellos estaban trabajando alrededor de la ciudad.  No podían fortalecerla completa, no tenían ejército.  Eran un montón de principiantes construyendo el muro.  Así que Nehemías dijo, “Cuando oigan la trompeta sonar, todo el mundo corra a este lado y pelearemos contra el enemigo todos juntos.”  El principio es, mantener las líneas de comunicación abiertas durante tiempos de ataque y oposición.  Nehemías convirtió la ciudad entera en un campamento de ejército.  Todos hicieron dos cosas, trabajaron y cargaron un arma.

Principio:  Cada vez que comiences a construir para Dios, estás pidiendo una batalla.  Si comienzas a construir tu matrimonio, estás pidiendo una batalla.  Si comienzas a construir tu vida espiritual, estás pidiendo una batalla.  Si estás tratando de construir una iglesia, eso es una batalla.  ¿Por qué?  Porque Satanás no quiere que se construyan iglesias; el consigue personas que se opongan.

Ley de Liderazgo:  Los líderes tienen construir y pelear al mismo tiempo.   Si comienzas a hacer algo significativo en este mundo, alguien se va a oponer.  ¿Qué haces?  Nehemías tuvo tres alternativas.  Cuando todos comenzaban a oponerse con rumores, resistencia y ridículo él pudo:

a.       Rendirse
b.      Dejar el muro e irse a pelear
c.       Construir el muro y armarse para defenderse.

Nunca dejes el muro para irte a pelear contra el enemigo.  Puedes gastar tu tiempo peleando y nunca terminarás el trabajo.  Puedes gastar tu tiempo discutiendo con crítico y el que se queja, y nunca realizarás tu sueño de lo que Dios te ha enviado a hacer.  Tienes que aprender a construir y pelear al mismo tiempo.

Nota que Nehemías tenía un plan de construcción y uno de guerra.  V. 13 “Entonces puse al pueblo por familias, con sus espadas, con sus lanzas y con sus arcos, por las partes bajas del lugar, detrás del muro y en los sitios abiertos.”  ¿Por qué por familias?  Cuando estás bajo ataque, necesitas soporte.  Ese es uno de los beneficios de un grupo pequeño.  Cuando estás en un grupo pequeño, eres menos vulnerable al ataque de Satanás.  Dios no quiere que seamos Llaneros Solitarios.  Hay soporte y ánimo en los grupos pequeños.

Nehemías los puso por familias.  Si un hombre está trabajando y su familia está al otro lado del pueblo, siempre va a estar atemorizado y preocupado por si el enemigo atacará esa parte.  Si el enemigo ataca mi parte, mi familia está allí, yo no los defiendo los van a matar.  Hay valor en el apoyo.

Principio:  Nunca pelees una batalla solo.  Cuando te enfrentes a la oposición, consigue apoyo.  Ese es uno de los propósitos de la iglesia.  Cada domingo predicamos y sabemos que el lunes en la mañana algunos van a ser golpeados en sus trabajos.  Luego vienen todos golpeados y ensangrentados al final de la semana y volvemos a sanarlos.  Es duro ser cristiano, es duro mundo del trabajo.  Es duro tener una actitud cristiana en una sociedad donde todos dicen: No vivas para Cristo, vive por ti mismo.”

4.   REASEGURA A LAS PERSONAS.

V. 14 “Después miré, me levanté y dije a los nobles, a los oficiales y al resto del pueblo: No temáis delante de ellos; acordaos del Señor, grande y temible, y pelead por vuestros hermanos, por vuestros hijos y por vuestras hijas, por vuestras mujeres y por vuestras casas.”  El está dando ánimo a las tropas, está reforzando su confianza, levantado su moral.  Esto es una tarea del liderazgo.  Cuando tu negocio, familia o iglesia esté bajo ataque, la tarea del liderazgo es reforzar a las personas y levantar su moral.  ¡No tengas miedo!  ¿Qué el dijo que renovó su confianza?  “Recuerda al Señor.”  De ahí es que viene nuestra confianza. 

Es interesante que muchas guerras han sido peleadas con lemas que comienzan “Recuerda..”  La guerra  Hispano-Americana era “Recuerda a Maine.”  La I Guerra Mundial era “Recuerda a Lucetania.”  En Texas era “Recuerda el Alamo.”  La II Guerra Mundial era “Recuerda  a Pearl Harbor.”  Todas esas batallas eran basadas en derrotas – ¡Recuerden aquella derrota, ahora vamos a derrotarlos!

Nehemías hizo exactamente lo contrario.  El no dijo, recuerden nuestra derrota.  El dijo, “Recuerden al Señor”  El está diciendo, “Vamos a mirar hacia el futuro.  Vamos a poner quitemos nuestros ojos de la oposición y vamos a ponerlos en el Señor. Cuando estás bajo ataque, si el diablo logra que te enfoques en la oposición, ya el ha ganado una victoria.  Te enfocas en la oposición o en el Señor.  Puedes enfocarte en el estado financiero o en el Señor.  Puedes enfocarte en los intereses que van aumentando, en la economía, o te enfocas en el Señor.  ¡Recuerda al Señor!

Recuérdales cómo es el Señor.  “No tengan miedo de ellos.  Recuerda que el Señor es grande e imponente.”  Cuando temes a Dios, no temerás a la gente.  El temor a Dios reemplaza el miedo al humano.  Si no temo a Dios, entonces temeré a los hombres. 

Jesús dijo esto en Lucas 12.  el dijo, “No temáis a los que matan el cuerpo, pero después nada más pueden hacer.”  Teme a las persona que pueden enviarte al infierno después que estés muerto.  Si tienes un temor saludable a Dios, le das reverencia, y sabes cuán poderoso es El, no vas a tener ningún problema de miedo a las personas.

Entonces Nehemías los reta.  “Peleen por sus hermanos, hijos, hijas, esposas y hogares.”  El los reta a pelear por sus vidas.

V. 19-20 “Pues yo había dicho a los nobles, a los oficiales y al resto del pueblo: --La obra es grande y extensa, y nosotros estamos apartados en el muro, lejos los unos de los otros. En el lugar donde oigáis el sonido de la trompeta, reuníos allí con nosotros; nuestro Dios peleará por nosotros.”  El consiguió una trompeta para reunir las personas y reasegurarlas.

5.  REHUSA A RENUNCIAR.

v. 15 “Cuando supieron nuestros enemigos que estábamos sobre aviso, y que Dios había desbaratado sus planes, nos volvimos todos al muro, cada uno a su tarea.”  Sabemos que allá afuera hay oposición, críticas, ridículo y rumor, pero eso no importa.  Vamos a mantenernos trabajando.  Nos rehusamos a ser distraídos.  Todos regresaron al muro.

v. 8 “Conspiraron luego todos a una para venir a atacar a Jerusalén y hacerle daño.”  Esa es la primera meta de la oposición:  traer problemas.

La segunda meta está en el v. 11 “Nuestros enemigos dijeron: Que no sepan ni vean hasta que entremos en medio de ellos, los matemos y hagamos cesar la obra.”  Siempre hay dos tipos de oposición.  Ellos quieren obstaculizar tu trabajo y luego detener tu trabajo.  Cuando sabes que la meta de la oposición es que renuncies, ¿qué haces?  ¡No renuncies!  Mantente trabajando.

Calvin Coolidge dijo, “Presiona.  Nada puede tomar el lugar de la persistencia.  El talento no lo hará.  Nada es más común que hombres con talento sin éxito.  Los genios no lo harán.  Genios sin recompensa es casi un proverbio.  La educación no lo hará.  El mundo está lleno de gente con mucho estudio.  Solo la persistencia y determinación son el poder arrollador.

A pesar de la oposición que hemos visto, v. 21 “Trabajábamos en la obra...” Ellos rehusaron a renunciar.  “Así pues, mientras trabajábamos en la obra desde la subida del alba hasta que salían las estrellas, la mitad de ellos montaba guardia con la lanza en la mano. También dije entonces al pueblo: --Cada uno con su criado permanezca dentro de Jerusalén; de noche sirvan de centinelas y de día trabajen en la obra. Y ni yo ni mis hermanos, ni mis jóvenes ni la gente de guardia que me seguía, nos quitamos nuestro vestido; cada uno se desnudaba solamente para bañarse.

Ellos trabajaron durante la noche.  Cuando estás bajo oposición, cuando estás bajo ataque, es tiempo de unirse.  Ellos dormían con ropa.  Nehemías dirigió el camino, estableció el paso del trabajo y mostró resistencia.  El está pasando el mismo trabajo que el resto del pueblo, enfrentando los mismos peligros.

Ley de Liderazgo:  Los líderes modelan persistencia.  Ellos son los últimos que se rinden; se rehúsan a renunciar.

¿Qué quiere el diablo que tú des por vencido?  ¿Te has sentido tentado a rendirte en algo?  ¿Leer la Biblia en un año?  ¿Una carrera, un sueño, tu matrimonio, una idea, un ministerio en la iglesia, tu grupo pequeño?  Si sabes qué es lo que el enemigo quiere que des por vencido, mantén tu persistencia.

Existe una vieja leyenda que dice que un día Satanás tuvo una venta de garaje.  Estaba vendiendo todas las herramientas que había usado por siglos.  Mentira, odio, malicia, lujuria, avaricia, lujuria, celo, entre otras cosas.  En una esquina había una pieza que era más costosa que el total de todas las demás juntas.  Era tan costosa que nadie podía comprarla.  ¿Por qué?  Por que era el “Desánimo”.  Esa es la herramienta más importante de Satanás.
Quizás Satanás no logre que cometas un pecado inmoral, pero puede lograr que te desanimes.  Un cristiano desanimado es un cristiano inefectivo.  Eso significa que has quitado tu mirada del Señor y la has puesto en la circunstancia.  Como Satanás nunca pudo venderla, todavía la usa.  Cada vez que nos damos por vencido, el diablo gana.  Uno de los  fundamentos de la vida cristiana es ¡No te rindas!

La persistencia es la última prueba del liderazgo.  ¿Cómo manejas las situaciones cuando el camino se pone duro?  Cuando alguien se ríe de ti o te critica por ser un cristiano; eso te puede herir, pero no puede detenerte.  El secreto del éxito es sobrevivir a las críticas. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada