Pastor Cesar Barrios

Loading...

jueves, 7 de abril de 2011

EXEGESIS- SERMONES- Apocalipsis

“Estudios en Apocalipsis”
EL SALUDO

PASTOR  CESAR   BARRIOS

TEXTO: Apo 1:4-8


Después del Prólogo viene el Saludo, indicando que Apocalipsis es un libro profético, escrito en forma epistolar.


1. EL AUTOR (v.4a)

"Juan" no puede ser otro que el discípulo amado; Juan –  el hijo de Zebedeo, y hermano de Jacobo.       Juan sirvió al Señor por muchos años en Éfeso, y por lo tanto, era muy conocido por todas las iglesias en Asia Menor.

El v.9 nos da el contexto histórico en que Apocalipsis fue escrito; Juan  "estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo".       Carballosa comenta,

            "El apóstol había sido exiliado a la isla de Patmos por orden del emperador Domiciano
              por el año 95 d.C.    Patmos es una pequeña isla rocosa de unos 14 km. de largo por
              cerca de 3,5 km. de ancho y 24 km. de circunferencia, situada justo al sur de la costa de
              la actual Turquía...Debido a su situación geográfica y su topografía, el gobierno
              romano utilizaba la isla de Patmos como un sitio ideal para desterrar a los criminales y
              obligarlos a trabajar en las minas que allí había."

Fue en ese contexto de sufrimiento y soledad, que Juan recibió la gloriosa revelación de Jesucristo.


2. LOS DESTINATARIOS (v.4a)

El libro de Apocalipsis toma la forma de una carta escrita "a las siete iglesias que están en Asia".      En el v.11 tenemos la lista de estas siete iglesias.

¿Cómo hemos de entender estas iglesias?        ¿Son iglesias que realmente existían en los tiempos de Juan, o debemos entenderlas como simbolizando la Iglesia Universal?

Muchos comentaristas son de la opinión que el número "siete" es simbólico, y que por ende estas "siete iglesias" realmente representan la Iglesia Universal.        De ser cierto, el libro de Apocalipsis debe entenderse como una carta escrita a la Iglesia Universal, y por ende no necesitamos preocuparnos mucho por estudiar el contexto histórico de estas siete iglesias.

Sin embargo, otros comentaristas afirman que estas siete iglesias eran iglesias reales, que existían en los tiempos de Juan, y que el libro de Apocalipsis fue escrito para ellos.      El hecho de que Juan había trabajado en la provincia romana de "Asia", dónde se ubican estas siete iglesias, faculta la interpretación literal (algunos afirman que quizá Juan tenía autoridad apostólica sobre estas siete iglesias).     De igual modo, los datos que encontramos acerca de cada iglesia, en Apo 2 y 3, apoyan esta interpretación.

En realidad, nos parece que las dos cosas son ciertas.      Las "siete iglesias" son a la vez literales y simbólicas, como en el caso de los hijos de Isaías (Is 8:18), y los hijos de Gomer (Oseas 1:2-9).


3. EL SALUDO (v.4b, 5)

Juan desea para sus lectores, "gracia y paz", y añade que estas dos cosas provienen de la Trinidad:

      [1] De Dios el Padre - "del que es y que era y que ha de venir" (v.4b).    Ver Ex 3:14; 6:3.
      [2] De Dios el Hijo - "de Jesucristo el testigo fiel" (v.5)
      [3] De Dios el Espíritu Santo - "de los siete espíritus que están delante de Su trono" (v.4b).

La clara referencia a las otras dos Personas de la Trinidad indica que cuando Juan habla de "los siete espíritus", él se está refiriendo al Espíritu Santo.      Hay varias maneras de explicar por qué Juan describe al Espíritu Santo en estos términos.

            [1] El número "siete" simboliza algo completo o perfecto.   
            [2] Isaías 11:2-3 señala las siete actividades del Espíritu Santo (Carballosa).
            [3] El número "siete" está relacionado con las siete iglesias, indicando que el Espíritu
                  Santo es capaz de llenar cada una de estas iglesias (Carballosa).
            [4] Zac 4:1-10 habla de un candelabro con siete lámparas (v.2), y relaciona este
                  candelabro con el Espíritu Santo (v.6).


La última explicación es la mejor, y nos alerta a la relación que existe entre el libro de Apocalipsis y Zacarías.      Como veremos a lo largo del estudio de Apocalipsis, para interpretar correctamente este libro, es imprescindible conocer bien la profecía de Zacarías.


4. LA DESCRIPCIÓN DE CRISTO (v.5-8)

Como hemos dicho anteriormente, el libro de Apocalipsis tiene como propósito revelar a Cristo.      Por ende, a lo largo del libro encontraremos muchas descripciones hermosas de la Persona de Cristo.     Esta es una de las razones principales por estudiar este libro, y nos indica qué es lo que debemos tratar de aprender al analizar Apocalipsis.    

Aquí tenemos el primer pasaje en que Cristo está descrito.     Podemos analizar esta descripción de Cristo en la siguiente manera, notando la repetición del número tres:


a. Una Descripción de la PERSONA de Cristo (v.5a)


i. "el testigo fiel"

En Is 55:4 leemos que Dios dio a Cristo "por testigo a los pueblos".     Durante Su ministerio terrenal el Señor dio testimonio:

            [1] De la maldad del mundo (Juan 7:7).
            [2] De la verdad de Dios (Juan 18:37; cf. 1 Tim 6:13).
ii. "el primogénito de los muertos"

Esta frase no significa simplemente que Cristo fue el primero en resucitar, porque muchos resucitaron antes que Él.     La palabra "primogénito" tiene que ver, no con el orden cronológico, sino con el rango destacado del Hijo de Dios (ver Col 1:18).      Como comenta Carballosa, "El vocablo ‘primogénito  ("prototokos") sugiere la idea de prioridad en cuanto a rango.      Cristo es ‘el primogénito de los muertos’, en el sentido de que es el ‘jefe’, ‘cabeza’ o ‘autoridad máxima’ en lo que concierne a la resurrección de los muertos."


iii. "el soberano de los reyes de la tierra"

La frase, "el soberano", es "ho archon" en griego, y significa "el gobernador" o "el regidor" (Carballosa).       Ver Sal 89:27, que relaciona esta frase con la anterior.      El Señor ya está gobernando, pero el hecho de que esté reinando no se verá con claridad hasta la Segunda Venida (1 Cor 15:25; Apo 11:15).      


b. Una Descripción de la OBRA de Cristo (v.5b, 6a)

Al meditar en la grandeza de la Persona de Cristo, Juan no puede evitar lanzar un cántico de alabanza  a Él, por Su obra maravillosa de salvación (v.5b-6):


i. "al que nos amó" (v.5b)

El texto original está en tiempo presente.      El Señor, que nos amó hasta entregar Su vida por nosotros en la cruz (Juan 13:1), nos sigue amando hoy con la misma fuerza.


ii. "nos lavó de nuestros pecados con Su sangre" (v.5b)

En los manuscritos más antiguos, el verbo en griego es "lusanti" (participio aoristo del verbo "luo"), que significa "soltó" o "liberó".      La muerte de Cristo en la cruz fue una muerte redentora; es decir, fue una muerte que nos liberó de la esclavitud del pecado (1 Ped 1:18,19).      Comparar el Éxodo de Egipto, y la muerte del cordero de la Pascua.


iii. "nos hizo reyes y sacerdotes para Dios" (v.6a)

Aunque es cierto que los creyentes ya están reinando con Cristo (Efe 2:6), el texto original aquí dice, "nos hizo un reino, sacerdotes para Dios" (ver Apo 5:10).       Carballosa comenta, "Esta cláusula presenta dos ideas.      La primera tiene que ver con lo que Cristo ha hecho por Sus redimidos colectivamente (‘un reino’).     La segunda presenta lo que ha hecho por los creyentes individualmente (‘sacerdotes para Dios, Su Padre’)”.      Ver Ex 19:6 y 1 Ped 2:9.


Los creyentes no solo conforman el reino de Cristo, sino que sirven a Dios como sacerdotes (Apo 3:12; 20:6).      La Iglesia es el Templo del Espíritu Santo, donde los creyentes ofrecen a Dios sacrificios de alabanza (Heb 13:15), e interceden por otros (1 Tim 2:1-8).     

Estas dos bendiciones vienen por medio de la muerte de Cristo, quien abrió el velo para darnos acceso a la misma presencia de Dios.


c. Una Descripción de la SEGUNDA VENIDA de Cristo (v.7)

Habiendo mirado atrás, para ver la obra redentora de Cristo, Juan ahora mira hacia adelante, y habla de los eventos relacionados con la Segunda Venida de Cristo.


i. "He aquí que viene con las nubes"

En el Antiguo Testamento, la presencia o manifestación de Dios frecuentemente está relacionada con nubes (Ex 13:21; 16:10; 19:16; 24:15-18; Sal 18:11,12; etc.); ver también Nahum 1:3.     Pero esta referencia a "las nubes" viene de Dan 7:13,14, y tiene una doble implicancia:

            [a] La Segunda Venida será con tremenda majestad y gloria (Lucas 21:27).
            [b] La Segunda Venida será del cielo (Mat 26:64; Marcos 14:62).


ii. "todo ojo le verá, y los que le traspasaron"

Esta frase viene de Zac 12:10.       El uso de esta frase en Apo 1 (principalmente por el contexto de las siguientes palabras) da la impresión de que la Segunda Venida producirá gran terror para los que mataron a Cristo; sin embargo, es interesante notar que en Zac 12:10 Dios está hablando de una mirada de arrepentimiento, por parte de los judíos, producido  por el "espíritu de gracia y de oración" que Dios derramará sobre Israel en los últimos tiempos (ver Rom 11:25,26).


iii. "todos los linajes de la tierra harán lamentación por Él"

Esta oración sí describe el terror que la Segunda Venida producirá en los inconversos.       Las palabras vienen de Zac 12:12 (ver también Mat 24:30).      Apo 6:15-17 habla del cumplimiento de esta profecía.


Conclusión (v.8)

"Yo soy el Alfa y la Omega"

Esta frase se ha interpretado en diferentes maneras:

            [1] Dado a que ‘alfa’ y ‘omega’ son la primera y última letra del alfabeto griego,
      muchos afirman que aquí Dios está diciendo que Él es el comienzo y el fin de todas
      las cosas.       Las palabras "principio y fin" parecen confirmar esta interpretación.

            [2] Otros notan que la expresión de los rabinos, "de alef a  tau" (la primera y última
      letra del alfabeto hebreo) significa "completamente"; por ejemplo: "Abraham guardó
      toda la ley, desde alef hasta tau" (Barnes).     Sobre la base de esto, algunos
      comentaristas afirman que aquí Dios está diciendo que la totalidad de las cosas se
      encuentran en Él.

            [3] Tatford comenta que en el alfabeto hebreo, cada letra tiene un significado.      "Alef"
                   significa "buey", que simboliza un trabajo paciente y sin cansancio; mientras que
                   "tau" significa "cruz", y simboliza el sacrificio del Calvario.


Nos parece que la primera y segunda interpretación son las más acertadas.
Pero, ¿quién está hablando aquí?    Muchos afirman que es el Señor Jesucristo, tomando en cuenta Apo 22:13.       Sin embargo, la expresión "el que es y que era y que ha de venir" hace pensar que podría ser Dios el Padre, en base a lo que leemos en v.4.

NOTA: Hay que tener cuidado con la expresión "[el] que ha de venir" (cf. v.4).      A primera
vista da la impresión de que está hablando de la Segunda Venida; pero esto no es cierto.    
Tanto aquí, como en el v.4, el contexto indica que Juan está describiendo la eternidad de
Dios: Dios es "[el] que es" (tiempo presente), "[el] que era" (tiempo pasado) " y [el] que
ha de venir" (tiempo futuro); es decir, "el que será".
















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada